Si has sido conductor por un largo tiempo, seguramente ya te has enfrentado a que tu auto te deje varado en algún lugar. Cuando sabes que no hay otra opción más que ser arrastrado, cuentas con el servicio de grúas para auto que en Grúas del Norte proporcionamos en el momento que lo necesites.

Pero independientemente de contar con nosotros, te invitamos a revisar constantemente el correcto funcionamiento de tu auto. Algunos de los problemas más comunes por los que se detiene un vehículo son:

No arranca: regularmente se debe a que la batería se ha bajado o hay un alternador en mal estado. Para evitar esto es necesario mantenerse al pendiente de la vida útil de tu batería y acudir con un eléctrico para revisar el estado del acumulador y cómo está resguardando la energía.

Accidente: Si has tenido un percance considerable es importante que revises la funcionalidad de tu auto. Si no enciende lo mejor es llamar a una grúa para que te arrastre a tu domicilio y no pongas en riesgo tu vida hasta que estés seguro que tu auto puede volver a circular.

Llanta ponchada: los neumáticos se dañan cuando objetos puntiagudos tienen contacto con ellos o si ya existe un desgaste prolongado. Si no cuentas con una llanta de refacción para hacer el cambio, te sugerimos evitar rodar el neumático en estas condiciones, mejor solicita una grúa.

En Grúas del Norte estamos disponibles en el momento que nos necesites para apoyarte en el traslado de tu vehículo. ¡Llámanos!

Con información de:
https://www.motorpasion.com.mx
http://mecanicabasicacr.com/